Sobres

HAGAMOS FRENTE A LA CRIMINALIZACIÓN

La Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos y Sociales de Cuenca quiere manifestar que el pasado jueves, 31 de Enero, varias personas, en concreto siete, han sido identificadas por la policía nacional frente a la sede del PP de Cuenca por ejercer su derecho a la libertad de expresión ante los nuevos y gravísimos casos de corrupción dentro del seno del Partido Popular que están evidenciando estos días los medios de comunicación. Este caso de corrupción salpica a los dirigentes de este partido a nivel nacional, incluyendo al presidente del gobierno, Mariano Rajoy, a la secretaria general del PP y presidenta de CLM, María Dolores de Cospedal, entre otras personas de gran relevancia en el panorama político nacional. Incluso varios miembros del partido, como Pío García Escudero, presidente del senado, han reconocido públicamente como verídicas sus datos personales reflejados en el libro de contabilidad de Bárcenas, ex-tesorero del PP e imputado en casos de corrupción, por lo que todo apunta a que estas cuentas, que suponen, por su relevancia, un escándalo sin precedentes en el estado, son ciertas. Debe pensar esto también la Fiscalía Anticorrupción, que ha abierto una investigación.

Por la gravedad de estos hechos, el jueves y con carácter espontáneo, tras hacerse público en distintos medios de comunicación los nombres de los dirigentes del PP que están involucrados en el “caso Bárcenas”, las cantidades que supuestamente percibían y las empresas que facilitaban este dinero, en multitud de ciudades y municipios la gente se concentró frente a las respectivas sedes del PP para manifestar su indignación. Cuenca no fue menos, y varias personas acudieron a ejercer su libre derecho a la libertad de expresión, en una concentración absolutamente pacífica, que ni si quiera alteró el tráfico de vehículos, pues no se invadió en momento alguno la calzada. Cerca de las 8 de la tarde, cuando estaban hablando tranquilamente 7 adultos y dos menores, frente a la sede del PP, aparecieron 8 policías nacionales para proceder a la identificación, en un despliegue de medios asombroso para tratar con 9 personas que ni alteraban el tráfico, ni estaban chillando consignas… simplemente hablaban como hace cualquier persona por la calle. 

Durante la identificación la policía no paró de repetir que cumplía las órdenes dictadas por la Subdelegación del Gobierno en Cuenca, cuyo máximo responsable es Ángel Mariscal, precisamente del PP. Parece, dado el carácter espontáneo y pacífico de la concentración, y la nula perturbación que supuso para peatones y vehículos, que el subdelegado puede estar dedicándose a perseguir y reprimir, mandando a la policía, a las personas que quieren manifestar públicamente su indignación contra la corrupción que asola a su partido. Parece que Ángel Mariscal está intentando acallar las voces que denuncian las nefastas prácticas que se llevan a cabo en el seno de su partido. Por lo tanto, desde la Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos y Sociales de Cuenca exigimos su inmediato cese, y que públicamente diga si es cierta la versión policial consistente en que la Subdelegación del Gobierno en Cuenca ordenó proceder a la identificación de las personas que estaban, pacíficamente y sin causar perjuicio alguno, concentradas, frente a la sede de su partido, denunciando la corrupción mientras se nos dice que no hay dinero para sanidad, servicios sociales y educación.

Además de eso la Plataforma quiere evidenciar las malas prácticas policiales que están reprimiendo, de una forma que recuerda a la dictadura de casi 40 años que padecimos, a la gente que alza la voz para protestar en todo el estado. No es excusa alguna que se está cumpliendo una orden. Una persona que se supone capacitada sabe diferenciar lo que está bien o mal. Parece que la policía está mucho más preocupada por perseguir a las personas que denuncian la corrupción, los desahucios, el negocio que están haciendo con los servicios públicos, etc. que de perseguir a los corruptos, a los evasores fiscales y, en definitiva, a los ladrones de guante blanco. Por eso, ya no sorprende que el pasado jueves se desplazaran hasta 8 policías para tratar con 7 personas adultas que en ningún caso mostraron agresividad alguna, o por ejemplo, hace pocos días se desplazaran más de 10 “lecheras antidisturbios” para tratar con 20 personas encerradas en la EMV de Madrid por el desahucio de 4 familias, mientras que no vemos a la policía en las inmediaciones de los poderosos ladrones de guante blanco sino es para protegerlos y escoltarlos.

 
Suscribirse a RSS - Sobres